SWiSH Movie - tirilla.swi - www.swishzone.com

ESCÁNER

¿Cómo comprar un escáner?


 

  ¿Cómo elegir un escáner?

 


¿Qué hay más simple en apariencia que un escáner? Con esta guía vamos a intentar conocerlos lo mejor posible.

Por un precio asequible podemos encontrar modelos de escáner de gama media más que suficientes para ciertas usos como digitalizar una foto o un dibujo, recuperar un texto,... Pero, entonces ¿cuáles son las diferencias entre un escáner caro y otro de precio más módico? ¿Cuál es la relación entre calidad y resolución? ¿Cómo digitalizar una diapositiva? ¿Por qué optar por el puerto o por el USB? ¿Qué significa la profundidad de colores? ¿Qué velocidad se puede esperar?. En este dossier encontrarás las respuestas a todas estas preguntas, y a otras.

   
   No conoces el tema.

  ¿En qué se basa un escáner?


Este periférico informático es utilizado para transformar una imagen fijada sobre papel en un fichero informático. Puede ser una foto, la página de un periódico o una revista y, en general, todo aquello que se pueda poner en el visor del escáner. Es posible digitalizar la hoja de un árbol, un mantel y también objetos en 3D, sabiendo que sólo la parte que esté frente al cristal será la que podrá ser más tarde visualizada.

 
 
  Recuperación del texto.


La recuperación de un texto es la segunda utilidad más importante. Se realiza en dos etapas: la digitalización por el escáner permite obtener un fichero imagen de la página de texto. A continuación, un programa de reconocimiento óptico de caracteres (OCR) analiza este fichero y lo transforma en texto, exportable a tu programa de tratamiento de textos. Esto permite recuperar un documento escrito sin tener que pasar por la fastidiosa tarea de "picar" los datos con el teclado.
Los programas de OCR son generalmente muy eficaces: para un texto estándar, la tasa de éxito está cercana al 100%. La parte más negativa es que la puesta en página es muy compleja. Lo que no se ha conseguido todavía alcanzar es el reconocimiento de la escritura manual.

 
  ¿Qué puede hacerse con un escáner?


Para usted y su familia.

Igual que la impresora, el escáner es un importante complemento para tu PC. Encontrarás numerosas utilidades a los gráficos y fotos que hagas, podrás enriquecer tus documentos incluyendo una foto en tu Currículum Vitae o en invitaciones, adornar el fondo de pantalla de tu ordenador, mejorar tu web personal, etc.. Combinado con una impresora de chorro de tinta, un escáner se transforma también en una copiadora a color y, con un módem-fax, permite enviar documentos desde tu ordenador.

Para su empresa.

Fueron las empresas y sobre todo las más evolucionadas en cuestiones de artes gráficas las primeras en comprender la importancia del escáner. En la publicidad o en prensa las fotos son digitalizadas antes de ser integradas en la maqueta. Todas las empresas disponen ya de un escáner.

 
   
    Conoces el tema.

  Resolución elevada: ¿señal de calidad?


La resolución óptica es la principal característica de un escáner. Su precisión depende del número de puntos que sea capaz de reconocer la cabeza de digitalización a una distancia de una pulgada.
Generalmente, la resolución de los escáneres es del tipo 300x600 ppp (puntos por pulgada) o 600x1200 ppp. La primera cifra indica la precisión del escáner (resolución horizontal); la segunda, el desplazamiento de la cabeza de digitalización (resolución vertical).
Los ficheros de imágenes tienen una resolución única: 300 ppp, 600 ppp, 1200 ppp, etc. Se considera que un escáner de 300x600 ppp da lo mejor de si mismo en términos de matices cuando abastece un fichero de 300 ppp. Si la resolución óptica es elevada, los ficheros generados contendrán detalles y será posible agrandarlo en el momento de la impresión. Para una foto que deseemos imprimir después de haberla retocado, una resolución de 300 ppp es suficiente, a condición de respetar el formato original. Por el contrario, si deseas agrandar el formato de la imagen, por ejemplo, pasar de 10x15 a A4, es preferible digitalizar en la resolución de 600 ppp.

 
  ¿Es posible digitalizar diapositivas?


Como norma general hay que decir que los escáneres no son capaces de digitalizar documentos transparentes, ya se trate de diapositivas o de negativos fotográficos (aunque algunos modelos pueden recibir en la opción para transparentes). En cualquier caso, es necesario que la resolución del escáner sea elevada: los originales pequeños deberán ser agrandados. La resolución mínima para un escáner de este tipo es de 1200x2400 ppp.

 
  ¿Cuál es la baja gama del momento?


Actualmente pueden encontrarse por un precio muy atractivo modelos dotados de una resolución óptica de 600x1200ppp, que son más que suficientes para una utilización estándar. Hay que prestar atención porque los modelos de más baja gama son generalmente los más lentos y usan conexión USB y paralelo.

 
  ¿Cuál es el "top" del momento?


Por un precio moderado, en el mercado existen escáneres de grandes marcas que permiten digitalizar documentos opacos, diapositivas y negativos. Su resolución óptica es de 1200x2400 ppp, que ofrece suficiente resolución para los originales más pequeños. Son rápidos y se conectan al puerto USB del PC. Estos programas generalmente van acompañados de un amplio abanico de utilidades.

 
  ¿Puede averiarse un escáner?


Es muy raro que los escáneres se averíen. Si lo hacen, el problema suele ser muy grave. Si se produce una avería en el motor que mueve la cabeza de digitalización o en la lámpara, normalmente necesitarán del servicio técnico.
A no ser que se trate de un modelo de alta gama es raro que merezca la pena hacer arreglar un escáner fuera del periodo de garantía. Dado que la tecnología evoluciona sin parar y los precios bajan, es preferible comprar uno nuevo.

 
  ¿Qué vida útil suele tener un escáner?


En principio, un escáner debería tener una duración de uso aproximada de 3 años. En realidad la duración de los componentes y sobre todo de la lámpara está prevista para una utilización estándar (generalmente entre una y dos horas al día, durante 200 días al año). Si utilizas la lámpara durante las 24 horas del día se estropeará más rápidamente, pero si sólo utilizas el escáner más que de vez en cuando, es probable que dure más tiempo.

 
 
    Para expertos.

  Elegir en función del tipo de sensor


Durante mucho tiempo sólo ha existido un tipo de sensor para los escáneres: el CCD. El funcionamiento es el siguiente: los sensores se reúnen en una pequeña barra de varios centímetros de largo, que se desplaza bajo la vitrina de exposición. Un dispositivo ilumina la superficie del documento y la luz reflejada se concentra, gracias a un conjunto de espejos y lentes, en la barra de sensores, que analiza los componentes rojos, verdes y azules.
Más recientemente, la tecnología CIS utiliza un mecanismo de la anchura de la vitrina de exposición reagrupando a la vez la fuente luminosa, las lentes convergentes y los sensores. Los sensores CIS son menos voluminosos, lo que permite construir escáneres extra planos (menos de 3 centímetros de espesor). Necesitan menos energía, al no necesitar cable de alimentación externo. Están reservados a usuarios no profesionales mientras que los CCD son más aptos para la digitalización de fotos de alta resolución.

 
  Elegir en función de la resolución


La resolución máxima del escáner que elijas debe ir en función del uso que desees hacer. Para el reconocimiento de caracteres, una resolución de 300 ppp es más que suficiente. Como, por ejemplo, para digitalizar una foto, siempre que no pretendas luego agrandarla. Los escáneres de baja gama ofrecen una resolución de 600x1200 ppp, que es más que suficiente para transformar una tira de papel de 10x15 en A4. También debes saber que las fotos destinadas a ser fijadas en la pantalla de un ordenador no necesitan una gran resolución: menos de 100 ppp.
Existen escáneres que ofrecen la posibilidad de digitalizar diapositivas y negativos (deben poseer una resolución mínima de 1200x2400 ppp). Un escáner de este tipo será capaz de aumentar de modo considerable el detalle de una foto. A propósito de este tema, desconfía de los fabricantes que hablan de la "resolución por interpolación". Este artificio del marketing sólo sirve para "inflar" el tamaño de los ficheros obtenidos.

 
  Elegir en función de la profundidad de colores


La profundidad de colores indica la capacidad de un escáner para reconocer la amplitud de matices del documento original, en términos de colorimetría y contraste. Los formatos de fichero utilizados en retoque de imagen superan raramente los 24 bits, mientras que algunos escáneres ofrecen supuestamente una profundidad de colores de 48 bits. Esto se explica, sobre todo, por el hecho de que la transformación de los impulsos eléctricos que suministran los sensores siempre implican una pérdida de información.

 
  Elegir en función de la velocidad


Hoy en día la velocidad de los escáneres es relativamente parecida. Los mejores son capaces de digitalizar una página en formato A4 en una resolución de 300 ppp en cuarenta segundos; los más lentos, en más de un minuto. Evidentemente, este criterio adquiere toda su importancia si se desea digitalizar un gran número de documentos. También debes saber que la velocidad depende del tamaño original del archivo, de su naturaleza y de la resolución y del fichero generado.

 
  Elegir en función del cable de conexión


Sólo algunos escáneres de baja gama utilizan todavía una conexión paralela. Es preferible un escáner USB más simple de instalar y de utilizar, y que deja libre el puerto paralelo de tu PC. Algunos modelos, dirigidos a las empresas, tienen el estándar SCSI. Necesitan la instalación de una tarjeta SCSI en el ordenador.

 
  Elegir en función de la simplicidad de utilización


Al dirigirse al "gran público", los fabricantes han tenido que adaptar sus escáneres para que sean más sencillos de utilizar. Por ejemplo, la mayor parte de los modelos están dotados de botones de digitalización rápida, que permiten enviar un documento (para eso el PC debe tener integrado un módem), lanzar una copia (con la impresora) o también adjuntar una imagen automáticamente a un correo electrónico.

 
  Elegir en función de los programas


Todos los escáneres vienen con un CD-Rom que contiene, por una parte, el driver Twain y, por otra parte, un pequeño abanico de programas: uno de retoque de imágenes, otro de reconocimiento de caracteres y, a menudo, otro con diversas utilidades que agrupa funciones como copia, telecopia, etc. Se tratan a menudo de versiones "ligth" de los programas en venta y se identifican con las siglas SE (Special Edition) o LE (Light Edition). Si estos programas no fueran suficientes, siempre puedes adquirir programas con funcionalidades más avanzadas.