SWiSH Movie - tirilla.swi - www.swishzone.com

GRABADORA

¿Cómo elegir tu grabadora?


 

En menos de 10 años, la grabadora ha pasado de ser considerada un producto de lujo a ser el periférico de almacenaje más utilizado. Fácil de utilizar, fiable, y no muy cara. El principal inconveniente que encontramos son los problemas legales derivados de las copias ilegales.

   
   No conoces el tema.

  ¿Para qué sirve una grabadora?


Una grabadora evidentemente sirve para grabar. Quedan por determinar los casos en los que un grabador de CD puede ser interesante. Un CD-R virgen puede almacenar 650 ó 700 Mb de datos. Es por tanto un soporte ideal para el almacenaje de grandes ficheros. (sonidos, vídeos, imágenes...). Además, los CD-R resultan económicos. El doble de caros que los CD-R, los CD regrabables (o CD-RW) pueden ser grabados alrededor de un millar de veces. Son más lentos que los CD-R y generan más problemas de incompatibilidad cuando se quieren leer los datos que contienen con un lector de CD ROM o de DVD ROM.
Una grabadora se utiliza en la mayoría de los casos para hacer copias de CD. Para copias de seguridad o para copias ilegales en cadena, es una herramienta práctica y rápida. Con las grabadoras más veloces, bastan tres minutos para copiar la totalidad de un CD a un CD-R.

 
   
    Conoces el tema.

  ¿Qué características tiene una grabadora?


Existen pocas diferencias entre una grabadora y otra, pero es necesario conocer sus diferentes características para encontrar el modelo mejor adaptado a tus necesidades. En cualquier caso, aunque los precios han bajado mucho, entre los modelos de baja y alta gama puede haber una gran diferencia de precios.

¿Qué interfaz?

A semejanza de algunos discos duros, las grabadoras pueden utilizar diferentes interfaces. Los hay de dos tipos: los más rápidos y los menos rápidos, que son más baratos.

Ultra DMA
EL 95% de las grabadoras vendidas en el mundo utilizan el interfaz UltraDMA (también llamado IDE o Atapi), que es el utilizado por la mayoría de los discos duros. La principal ventaja de este interfaz es que está presente de forma estándar en el conjunto de las tarjetas madre del mercado. Además, las últimas versiones UltraDMA ofrecen rendimientos de varios Mb por segundo. Una placa puede acoger cuatro periféricos UltraDMA (ocho en ciertos modelos). En general, se encontrará un disco duro, un lector de CD ROM o de DVD ROM y un grabador. El único inconveniente de este interfaz es que no permite la instalación de grabadoras externas.

SCSI
Aunque durante mucho tiempo se ha dicho que era el más rápido, el SCSI tiende a dejar su puesto al UltraDMA. La razón es muy simple: el SCSI es más sofisticado y permite mejores resultados que el UltraDMA, pero es demasiado costoso. Cuando los PC no permitían tan buenos resultados como ahora, había frecuentes problemas con el uso de grabadoras, ya que el PC no podía alimentar de forma regular los datos. Eso no ocurre con el SCSI. En la actualidad los PC son más potentes y el UltraDMA no presenta ningún problema, ni siquiera con las grabadoras más rápidas. Es difícil encontrar grabadoras SCSI en el mercado y las pocas que hay cuestan mucho más caras que las equivalentes en UltraDMA. Una de las pocas ventajas de SCSI es la posibilidad de utilizar grabadoras externas.

Las grabadoras externas
Con el SCSI se puede disponer de grabadoras que se conecten al exterior del PC, pero no es el único medio. Se han propuesto modelos de grabadoras en puertos paralelos en el pasado, pero la idea ha sido abandonada rápidamente a causa de los malos resultados de este interfaz. Por el contrario, hemos visto años después aparecer las grabadoras USB, también limitadas por las posibilidades del interfaz. Además, el USB está hoy en día presente en todos los PC y en los portátiles, que no siempre tienen posibilidad de permitir integrar una grabadora. Igualmente, aparecen las primeras grabadoras con USB 2.0 y el nuevo interfaz FireWire (evolución del SCSI). Son una solución interesante para los PC que disponen de una tarjeta de interfaz que obedece a esta norma, muy rápida y fácil de utilizar.

¿Qué velocidades?
Tres velocidades diferentes definen los resultados de una grabadora y por eso hablamos de modelos 24x, 10x y 32x. Cada x corresponde a la velocidad normal de lectura de un CD audio, que equivale a 15 Kb/s. La última cifra indica la velocidad de lectura de los CD ROM.

Velocidad de escritura de CD-R
Este es el dato más importante, pues de él depende el tiempo necesario para que se realice la copia. Si se graban numerosos CD, es necesario elegir una grabadora rápida. En el mercado los modelos de baja gama ofrecen una velocidad de escritura de CD-R de 8x. Esta velocidad permite teóricamente copiar íntegramente un CD en menos de 10 minutos.
Los modelos que ofrecen más prestaciones tienen una velocidad de 24x. Por el momento no es posible grabar en 24x la totalidad del CD-R. En la primera parte la velocidad evolucionará de 12 a 24x y sólo los últimos tramos del CD-R se grabarán efectivamente en 24x. En cualquier caso serán necesarios alrededor de 3 minutos para copiar un CD entero.
La mejor opción hoy en día es optar por un grabador 16x ó 20 x, a la vez rápido y fiable. Deberás adquirir los CD vírgenes que correspondan con la velocidad de tu grabadora, pero no todos los CD ofrecen la misma calidad. Para grabar en 12x, por ejemplo, será indispensable utilizar CD-R certificados para esa velocidad.

Velocidad de escritura de CD-RW
Los CD-RW dan mejores resultados en la grabación puntual de datos, en la que es menos necesario disponer de una velocidad elevada.
De cualquier forma, es raro que se elija una grabadora en función de su capacidad para escribir los CD-RW. Durante años, las grabadoras no han superado el 4x, pero desde hace años los fabricantes han desarrollado modelos cada vez más rápidos.
Las primeras grabadoras que ofrecían una velocidad de 8x para los CD regrabables aparecieron a principios del año 2000. Después fueron destronadas por los modelos 10x, que, en general, tenían una velocidad de escritura de 12 a 16x. La única razón por la que una velocidad de escritura es elevada para los CD-RW es el formateo: antes de poder escribir en un CD-RW, es necesario realizar una operación de formateo que puede durar un par de minutos.

Velocidad de lectura de CD-ROM
Una grabadora puede igualmente servir de lector. La máxima velocidad de lectura actual para una grabadora es 40x, o 6 Mb/s. Esta velocidad es un dato muy relativo, ya que la lectura se realiza desde el interior hacia el exterior. Como media, un lector 40x ofrece una velocidad entre 25 y 30x. La mayor parte de grabadoras tienen como límite 32x. Ofrecen peores resultados que los lectores de CD ROM (que alcanzan hasta 70x) y que los lectores de DVD ROM (que llegan hasta 40x).

 
 
    Para expertos.

  Otras características técnicas


Es cierto que la velocidad es un criterio esencial, pero también hay que tener en cuenta otros criterios a la hora de elegir una grabadora.

Memoria buffer

El enemigo de la grabadora es el "buffer-underrun". Se produce cuando, durante la escritura de un CD-R, la grabadora no se alimenta de los datos del PC. La consecuencia nefasta es que el CD-R queda inutilizable. Para evitarlo, las grabadoras integran una memoria llamada "buffer" encargada de almacenar el máximo de datos que proceden del PC. Esta memoria tiene un gran tamaño, pero el riesgo de error es grande. Esto depende también de la velocidad de escritura. Hay más posibilidades de que la memoria quede vacía cuando se graba en 16x que cuando se graba a 8x. Las grabadoras de alta gama tienen memoria "tampón" de tamaño impresionante: puede variar de 2 Mb para un modelo de baja gama a 8 Mb para las grabadoras 20x. Este tipo de memoria también repercute en el precio de la grabadora. Se puede establecer una norma según la cual hace falta un Mb de memoria buffer para 2x. Esta ecuación está hoy en día cuestionada por la aparición de la función "Burn-Proof".

Funciones audio

Una grabadora puede servir de lector de CD audio: se puede conectar directamente a la tarjeta de sonido con un cable. Hay una tecla de reglaje de volumen, pero es raro encontrar un botón de lectura. Por eso, será necesario pasar por un programa en Windows para escuchar un CD audio.

Los programas

Toda grabadora que se precie debe ser entregada con sus programas completos. Tiene que encontrarse un programa para grabar y copiar, y otro para almacenar datos en CD regrabables. En general, se trata de versiones limitadas de programas vendidos en los comercios. Las limitaciones se refieren normalmente a ciertos tipos de CD que no podrán ser grabados (los CD vídeo, por ejemplo). Los programas de grabación más conocidos son Nero, Easy CD Creator y WinOnCd.

Aparatos multifunción

Si tu presupuesto es limitado y dudas entre una grabadora y un lector DVD, existen productos que combinan las dos funciones. Llamados "Combos", estos productos tienen la ventaja de ofrecer todas las funciones de lectura y de escritura en un solo aparato. Ricoh, Toshiba y Memores son los principales fabricantes de este tipo de productos. Sus prestaciones son, en general, ligeramente inferiores a las de las mejores grabadoras y lectores DVD, pero son bastante aceptables. Existen, por ejemplo, modelos que graban en 16x y leen los DVD en 10x, por un precio ligeramente superior al de un grabador de 16x.

¿Qué ordenador para grabar?

Para grabar a alta velocidad, es necesario un PC relativamente moderno. En efecto, con un procesador de menos de 400 MHz, será difícil asegurar un flujo de datos suficiente en 16x. Serán necesarios igualmente, al menos, 64 Mb de memoria. Se puede también prever al menos 1 Gb de espacio disponible en el disco duro. En efecto, antes de grabar, algunos programas copian el conjunto de ficheros destinados al CD-R en el disco con el fin de ganar prestaciones.